Diferencias entre Sandy Bridge e Ivy Bridge

Escrito por Maverick el . Posteado en Informatica

El desarrollo de los nuevos procesadores del fabricante Intel se realiza en dos fases denominadas “tick/tock”. Primero, se produce un “tock”, es decir una arquitectura nueva y después un “tick”, en el cual se mejora la tecnología de fabricación que permite una reducción de tamaño. Este ciclo se repite aproximadamente cada dos años.

La arquitectura define que es capaz de hacer un procesador, que unidades lo forman y de que se encarga cada una. La mejora del proceso de fabricación, por otra parte, permite crear más transistores en el mismo área. De esta forma puedes tener más bloques funcionales y el procesador podrá realizar tareas de mayor complejidad en menos tiempo.

La reducción del área ocupada por los transistores lleva a otras mejoras relacionadas con el consumo. Estos necesitaran un voltaje menor para poder funcionar. Si este es menor, se calentaran menos cuando funcionen a una determinada frecuencia, teniendo la posibilidad de mejorar las prestaciones del procesador sin temor a quemarlo. Funcionalidades como TurboBoost mejoran su eficiencia al poder jugar con la frecuencia de funcionamiento del micro.

La mejora de la arquitectura es continua, por tanto, aunque se haga una reducción del área al realizar un “tick”, también se aprovecha para añadirle nuevas características.

Sandy Bridge e Ivy Bridge

Ambos son procesadores que ya no pueden considerarse meras CPUs. Estamos en la era de los SOCs, en los cuales cada vez se integran mayor cantidad de componentes en el micro. En este caso, estamos ante APUs, debido a que han integrado elementos como la tarjeta gráfica y el controlador de memoria

Los micros Sandy Bridge, nombre en clave de los Intel Core de Segunda Generación, constituyen un “tock”, es decir una arquitectura renovada. Sus prestaciones han sido tan altas que AMD no ha sido capaz de hacerle ni sombra incluso con la llegada de su posterior arquitectura Bulldozer. Su único y gran pero, es su tarjeta gráfica integrada, por desgracia Intel decidió no implementar Directx 11 y debido a esto se queda algo corta en relación a las APUs de AMD.

Ivy Bridge o Intel Core de Tercera Generación, por tanto son un “tick”, es decir una mejora en el proceso de fabricación. El fabricante en este caso aprovecha esta oportunidad para realizar algunos cambios en su arquitectura. Pasamos de los 32 nanómetros, de ancho de puerta de los transistores de Sandy Bridge, a los 22 de Ivy Bridge. Gracias a esto, este tipo de micros podrá tener el doble de transistores en el mismo área.

Características Sandy Bridge

Técnicamente nos encontramos con las siguientes funcionalidades:

Memoria cache. Cada núcleo tiene 32 KB de datos y de instrucciones de nivel uno, y 256 KB de nivel dos. Incluye una cache de nivel tres que además comparte con la tarjeta gráfica integrada.

Dual memory channel. Integrado en el micro. Puede leer a la vez de dos bancos de memoria RAM. Cada una de estas lecturas se realiza dos veces por ciclo de CPU ya que son memorias DDR3. En los Sandy Bridge E, para los usuarios más exigentes, tendremos un Quad Channel, es decir la posibilidad de leer de cuatro bancos de memoria a la vez.

Instrucciones. Soporta tanto AES, utilizado en utilidades de criptografía, como AVX. Esto le permite acelerar ciertas aplicaciones como las de procesado de video o imágenes.

Tarjeta gráfica integrada. Tiene incorporado Quicksync. Viene muy bien si te gusta codificar música. Soporte para Directx 10.1, su mayor fallo, ya que la versión 11 era la que se usaba cuando aparecen estos micros.

Características Ivy Bridge

Queda claro que la mayor diferencia es que pasamos de un proceso de fabricación de 32 a 22 nanómetros, pero aparte tiene las siguientes características:

Mejoras adicionales en el proceso de fabricación. Los transistores tienen un menor consumo ya que utilizan un diseño con triple puerta. Como vemos, todo pensado para crear micros lo más eficientes energéticamente posibles.

Tarjeta gráfica integrada. Se añade soporte para Directx 11. Sus prestaciones son mayores. Intel se dio cuenta que este era su mayor fallo y lo ha intentado solucionar.

Memoria cache. Debido a que tiene más espacio la memoria cache de nivel tres es mucho mayor.

Consumo. Se pasa de un TDP de 85 Watios a 77 en los micros de gama media por poner un ejemplo.

Comparaciones de características

Intel ha medido la diferencia entre ambos micros y lo cifra en una mejora del 20% en el apartado de funcionamiento normal y un 30% cuando se ejecutan gráficos. Estamos hablando a igualdad de frecuencias de funcionamiento.

Existe un sólo pero, y no es pequeño en Ivy Bridge, y es su capacidad de Overclocking. Los micros Sandy Bridge eran excelentes en esta apartado, pudiendo competir con otros mucho más caros gracias a esto. Sin embargo, los Ivy Bridge se calientan mucho si se sube la frecuencia cosa que no ocurre con los Intel Core de Segunda Generación.

Share

Etiquetas:, , , , ,

Deja un comentario

SXInformatica
C/Soria 5 25200 Cervera
973 534 445
info@sxinformatica.net

PCmode
www.pcmode.net
635 824 172
ventas@pcmode.net
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline