Tipos de memoria en tarjetas gráficas

Escrito por admin el . Posteado en Informatica, Tecnologia

Vamos a tratar de ver en este tutorial los distintos tipos de memoria que utilizan las tarjetas gráficas, así como a intentar aclarar unos conceptos sobre su funcionamiento y compatibilidad.

En principio, las tarjetas gráficas utilizan un tipo de memoria prácticamente igual al que utiliza la memoria RAM, pero en este contexto hay bastantes diferencias en otros aspectos. Aquí al hablar de memoria nos referimos exclusivamente a los chips de memoria, no al resto del soporte. Este tipo de memoria se denomina memoria GDDR, siendo la última versión la GDDR5, y se integran en la propia gráfica, sin otro tipo de soporte (como es el caso de las memorias RAM, que van integradas en módulos). Chips de memoria, en este caso GDDR4. Estos chips de memoria en las gráficas van insertadas directamente en las tarjetas o en la placa base (en el caso de gráficas integradas en placa base que utilicen este tipo de memoria), siendo controlados directamente por el procesador de la gráfica, no interviniendo para nada en este proceso la placa base. Es decir, que se trata de memorias muy rápidas, con velocidades actualmente en torno a los 900MHz – 1GHz, con acceso directo al procesador gráfico y un ancho de banda enorme (en el caso de la NVidia 8800GTS es de 62GB/s). Esto tiene como primera consecuencia un tema que muchas veces es fuente de confusión, y es el tema de la compatibilidad: Si tenemos en cuenta que es una memoria totalmente independiente de la memoria del sistema, no existe ningún tipo de incompatibilidad entre esta y la propia del sistema, es decir, que la memoria de la gráfica puede ser GDDR2, GDDR3, GDDR4 o GDDR5 y la de nuestro sistema SDR, DDR, DDR2 o DDR3, que no vamos a tener absolutamente ningún problema. Pero no es este el único tipo de memoria que utilizan las tarjetas gráficas: Vamos a ver las posibles combinaciones que tenemos, ya que según qué casos pueden utilizar también parte de nuestra memoria RAM. Gráficas con memoria propia: Se trata de gráficas que incorporan toda su memoria en la propia tarjeta. Este sistema es el utilizado por todas las tarjetas gráficas ISA, VESA, PCI y AGPy por muchas PCIe. En este tipo de tarjetas gráficas la totalidad de la memoria está en la propia tarjeta. Gráficas con memoria dedicada en RAM: Es el tipo de memoria utilizada por las gráficas integradas en placa base, ya sea en ordenadores portátiles como el placas base All OnBoard. En este tipo de gráfica la propia BIOS aparta la RAM que va a ser utilizada como memoria gráfica, siendo posible en muchos casos definir el tamaño de esta, aunque siempre dentro de unos parámetros mínimos y máximos. Este es el motivo por el que, si tenemos una placa base con una gráfica integrada de 128MB y una memoria RAM instalada de 1024MB el sistema nos va a indicar que tenemos 896MB de memoria RAM, si bien la BIOS nos va a reconocer 1024MB (que es el total de memoria RAM que tenemos instalada). Este tipo de memoria está controlada por el Northbridge de la placa base, al igual que la gráfica y el resto de la RAM, aunque en el caso de sistemas basados en AMD 64 la RAM es controlada directamente por el procesador. Gráficas con memoria compartida (TurboCaché o HyperMemory): Son la mayoría de las gráficas que se utilizan actualmente. Se trata de dos sistemas muy similares, por no decir casi idénticos, desarrollados en el caso de TurboCaché por NVidia y en el caso de HyperMemory por ATI. En un principio se desarrollaron para poder ofrecer gráficas de altas prestaciones, pero a un precio económico (la memoria GDDR es muy cara), y consiste básicamente en que la memoria de la gráfica se reparte entre memoria del tipo GDDR incluida en la tarjeta gráfica y memoria RAM utilizada de forma dinámica, pero con el tiempo se está utilizando en casi todas las gráficas, ya que es una forma económica de ofrecer gráficas con una cantidad grande de memoria. Esto quiere decir que, por ejemplo, una GeForce 6200LE de 256MB de memoria en realidad tan solo tiene 64MB de memoria GDDR, siendo los 192GB restantes en base a la utilización de memoria RAM. El que lo haga de forma dinámica quiere decir que, al contrario de lo que ocurre con las gráficas con memoria dedicada en RAM, en las que desde un principio se reserva la memoria RAM asignada a la gráfica y la deja sin posibilidad de ser utilizada para otros fines (de hecho no se contabiliza en la memoria del sistema), la gráfica tiene asignada una cantidad máxima de memoria RAM que puede utilizar, pero tan sólo la va a utilizar cuando realmente la necesite y siempre y cuando en ese momento esté disponible. Esta cantidad de memoria RAM viene definida en su tamaño máximo por las características de la tarjeta gráfica, y no suele ser controlable por el usuario. Esta tecnología es aplicable solo a las gráficas PCIe y a algunas gráficas integradas en placa base, pero de gama alta, que tienen su propia memoria GDDR y además utilizan esta tecnología. Pero debemos tener en cuenta una cuestión: Aunque disponemos de bastante memoria, el ancho de banda de esta no es el mismo, ya que el ancho de banda que tenemos en un puerto PCIe 16x (que es el utilizado para las tarjetas gráficas) es de 4GB/s en cada dirección. Esto hace que el procesador de la gráfica tenga que repartir la carga entre los distintos tipos de memoria y ejecutar aquellos procesos que necesiten un ancho de banda mayor en la memoria de la propia tarjeta (GDDR), que tiene un ancho de banda muy superior, dejando a la memoria en TurboCaché o HyperMemory aquellos que precisen de un menor ancho de banda. Volvemos a repetir que tampoco en estos casos tiene ninguna relevancia la diferencia entre los tipos de memoria, ni se presenta ningún tipo de incompatibilidades. Lo que sí que tiene es una influencia bastante grande en el rendimiento final de la tarjeta gráfica, ya que cuanta mayor sea la cantidad de memoria en tarjeta (GDDR) mayores van a ser las prestaciones de ésta. A igualdad de memoria (pongamos 512MB) va a tener unas mayores prestaciones la gráfica en la que estos 512MB sean integramente a base de memoria GDDR integrada en la propia tarjeta gráfica que aquella que utilice alguna tecnología TurboCaché o HyperMemory. Este es uno de los motivos por los que algunas gráficas con procesador de la misma serie tienen un rendimiento igual o superior a otras en las que la cantidad de memoria es superior, pero recurren a estas tecnologías, teniendo realmente menos memoria GDDR. Una buena gráfica con 256MB, todos GDDR, puede tener un mejor rendimiento que otra con 512GB, pero de los que tan solo 128GB son GDDR, recurriendo a la RAM para los 384MB restantes.

Share

Etiquetas:, , , ,

Comentarios (1)

Deja un comentario

SXInformatica
C/Soria 5 25200 Cervera
973 534 445
info@sxinformatica.net

PCmode
www.pcmode.net
635 824 172
ventas@pcmode.net
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline